1200x100px
1200x100px
previous arrow
next arrow

DESHONESTOS, COBARDES Y MENTIROSOS

Loading

(Por: Rubén Lasagno) – La diáspora kirchnerista, a partir de la mala praxis de Alberto Fernández, ha desnudado las miserias de sus actores, los mismos que conocemos desde siempre y que anotamos con suficiente antelación, cómo iban a reaccionar y actuar a partir de los dos años de mandato para forzar la salida del presidente.

La mayor miserable, claro está, es la viuda Cristina Fernández; la madre del borrego, la inventora de la criatura, la constructora del caballo de Troya. Esa misma que cobardemente se acurrucó detrás del hombre de barro que amasó para engañar a parte de una sociedad débil y la manipuló con mentiras y promesas que jamás cumpliría, pero ella sabía perfectamente que con “la moderación” de Alberto, los estúpidos de siempre le creerían, los militontos la apoyarían y con los adherentes a la avenida del medio como los “panqueques” Massa y “sandalias” Lavagna, lograría cumplir su objetivo.

En su mensaje por el 25 de Mayo, CFK filtró la frase “…aún en momentos tan difíciles para nuestro pueblo”, como si lo que nos pasa a los argentinos fuera obra de algún extranjero o de un alienígena. 

Y si, los momentos difíciles que vive el país, es culpa suya que trajo al poder a un gobierno de inútiles y corruptos (incluyéndola), autores intelectuales y práctico de este desquicio llamado Frente de Todos. Ella fue la iniciadora, impulsora y constructora de este gobierno desastroso que comparte con su maniquí, el mismo que no dejó ningún dislate por hacer, desde corromper y corromperse hasta tirar al país por el barranco.

El otro deshonesto, cobarde y mentiroso, es el oportunista Sergio Berni, el “Rambo de cartón” que se cuelga de los helicópteros tratando de impresionar mientras piden que lo filmen y transita por los canales de televisión diciendo que se ha separado del Cristina y Alberto.

En un acto de total desvergüenza dijo “Hoy no soy ni cristinista ni albertista” intentando despegarse de su gobierno, con el que llegó con bombos y platillos alagando al presidente puesto por su jefa política.

Después de cansarse de decir que solo responde a Cristina Fernández y seguir como funcionario de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, este personaje que tiene más para explicar que para criticar, mientras aparenta estar en disidencia, construye un nicho electoral propio, de la mano de CFK, como proyección hacia el 2023; es decir, Cristina Fernández vuelve a engañar al electorado con este nuevo “caballo de Troya” al igual que con el gobernador de el Chaco, Capitanich.

Y como si esto fuera poco Berni remató su burla señalando. “El que trajo al borracho que se lo lleve“. Bueno, eso se lo debería decir a su jefe Cristina Fernández y no a la gente a quien solo perjudicaron con su juego maquiavélico de engaños y mentiras para llegar al poder.

Toda la mentira vuelve a construirse sobre las ruinas del incalificable gobierno de Alberto y Cristina. Y no es casual que se haya ampliado la cadena de medios hegemónicos pagados con fondos de todos los argentinos, para lubricar este camino de corrupción, mentiras y engaños, el mismo que han sembrado en el 2011, en el 2016 y en el 2019.

¿Seremos tan estúpidos los argentinos, para tropezar por cuarta vez con la misma piedra?.

Rubén Lasagno (Agencia OPI Santa Cruz)

Compartir esto:
Scroll al inicio