Ley de alquileres, derogación ley 27.551. »Buscamos el sentido común de las cosas»

Ley de alquileres, derogación ley 27.551. »Buscamos el sentido común de las cosas»

 130 total,  1 hoy

Diputado nacional por el PRO, abogado y politólogo Alberto Asseff.

La ley de alquileres es un tema largo. En el 2015 se aprobó el código civil nacional de la nación, que la ley de fondo rige en todo el país, con más de 30 artículos dedicados al sistema de contratos de locación.

Evidentemente no funcionó bien, por eso en noviembre del 2019, la Cámara de Diputados y el Senado, sancionaron una nueva ley modificatoria del código civil, la 27.551.

Al año de estar en vigencia ya estaba mostrando sus grandes defectos, en orden con la extensión a 3 años como municipio de plazo de locaciones habitacionales.

El resultado fue que perjudicó a inquilinos y propietarios de manera manifiesta. A los propietarios, porque al extender tres años el contrato, con una indexación anual.

El resultado fue que los propietarios empezaron a sacar la oferta de alquiler del mercado.

Al sacarlos, los pocos inmuebles que había en oferta, subieron el monto de la locación, pusieron más resguardos, más garantías, más exigencias de depósito.

Todo esto hizo inaccesible para los inquilinos alquilar, ahí vino el perjuicio a los inquilinos.

Con la asociación de defensa de inquilinos y otras organizaciones que nuclean a los que alquilan y con la cámara de propietarios de la República Argentina, más grupos de estudios que asesoran a las cámaras inmobiliarias, hicimos el proyecto de ley.

Modificación de varias normas del código civil, derogación de algunas de la ley 27.551. Ejemplo de lo que mantenemos de la ley actual, es el domicilio electrónico, algún otro tema que tiene que ver con la actualización informática se mantiene.

Lo que fundamentalmente hacemos, es volver al plazo de dos años y, dejando la autonomía de la voluntad y libertad que tienen las partes, pueden extenderlo si quieren a 3 años.

Con respecto a la indexación, se conviene entre las partes, puede ser semestral, si las partes quieren hacerlo trimestral lo pueden hacer.

Ningún propietario quiere alquilar, o que no haya contrato de alquiler. Quiere un inquilino que sea la contraparte y firme con él.

El inquilino quiere un propietario que le ofrezca un inmueble como locación habitacional, que pueda pagar.

El entendimiento cuando buscamos la normalización, buscamos el sentido común de las cosas, es natural. Ahora, si hacemos las cosas pensando que interviniendo vamos a  resolver el problema por la vía de la ley.

Alteramos las reglas del mercado y la alteración del mercado puede hacer sufrir a todas las partes, principalmente a propietarios e inquilinos.

Porque decimos que hay más partes, porque está todo el trabajo que significa la construcción, desde el albañil hasta el carpintero. Todo lo que tiene que ver con la industria de la construcción está alterado.

Porque nadie invierte en la Argentina, ya ni siquiera se invierte en el pozo, porque no hay aliciente.

Ahí nace el segundo proyecto que nosotros presentamos, de desgravación para todo el que construya o refaccione un bien inmueble ya usado, lo refacciona destinados a locación. Es decir, destinado a alquilar, hay un incentivo para invertir y eso va a movilizar y normalizar el mercado.

Y un tercer tema, tiene que ver con algo importantísimo.

La estadística dice que la morosidad de los inquilinos respecto al pago de alquiler, aún en situación de crisis, de inflación, baja de salarios y las dificultades que hay para mantenerse en el trabajo en Argentina. Mucho más para ampliarlo.

Sin embargo, la morosidad es muy baja. El inquilino trata de cumplir, por eso se calcula que el 82, 85% de los contratos es normal el pago por parte del inquilino.

A aquel sector que no puede cumplir, hay que garantizarle al propietario, es el juicio abreviado de desalojo.

Ocurre, que ya incluso, vendiendo el contrato y no habiendo sido pagado los últimos meses de alquiler y vencido, sigue ocupando el inquilino y no paga.

Tarda 2 años para recuperar el inmueble, eso también ahuyenta inversiones, ahuyenta la posibilidad de que el mercado se regularice poniendo más oferta de inmuebles en locación.

La idea no es perjudicar a nadie, sino beneficiar a las partes, porque estamos convencidos que los propietarios van a volver a poner inmuebles para alquilar.

Los inquilinos van a poder acceder a estos inmuebles porque van a bajar los montos de alquiler, porque las garantías van a ser menos exigentes, porque los depositos de garantia pueden convenirse. 

De modo que sea accesible también para los inquilinos, y aún más, estimular la construcción que va a movilizar la economía.

Respecto al proyecto presentado por el legislador nacional, José Luis Gioja, quien habla de un nuevo impuesto a la vivienda vacía…

Para la vivienda vacía, queremos estimular a que se las alquile, a través de la desgravación de impuestos, fijemos la diferencia sustancial.

Mientras el oficialismo quiere poner un nuevo impuesto a la vivienda vacía, nosotros queremos que la vivienda vaya bajando impuestos, aparezca en el mercado y se ofrezca para ser alquilada.

La ciudadanía tiene que elegir entre un nuevo impuesto, más impuestos o la desgravación de impuestos que nosotros ofrecemos como alternativa para estimular la economía.

Estamos convencidos que la economía estimulada, y el crecimiento, genera mayor recaudación impositiva, aun bajando impuestos y aun desgravando.

Estamos convencidos que mientras más impuestos pongan, menos inversión va a haber. Más inversión va a haber en Montevideo, Asunción del Paraguay, Madrid, Santa Cruz de la Sierra, Punta Arenas, en cualquier parte, menos en la Argentina.

Son dos modelos, y lamento que a esta altura de los acontecimientos, tengamos que hablar de dos modelos, porque teníamos que tener definitivamente un solo modelo y llevarlo adelante y lanzar al país de una vez por todas, a un mundo de prosperidad.

Nuestro problema es la desinversión y la fuga de capitales, el problema norteamericano es otro, es que hay mucha desigualdad, muchos problemas.

Nosotros tenemos la desigualdad, la pobreza de una economía débil, lánguida, una economía muy frágil. Ahora a nosotros nos toca fortalecer la economía, no espantar a los que tienen recursos.

A los que tienen recursos hay que atraerlos para que en vez que los tengan atesorado fuera del circuito, o que los mandan afuera, lo invierta acá.

Diputado nacional por el PRO, abogado y politólogo Alberto Asseff.

TEXTO PROYECTO DE LEY

Compartir esto: